Sobre el Té Matcha

En japonés, ‘matcha’ significa ‘té en polvo’, pero no cualquier té molido es matcha. Para la elaboración de este té se utilizan solamente las hojas más preciosas y de más altísima calidad: las tencha. El proceso para obtener este preciado polvo es bastante delicado. Antes de la cosecha, los arbustos de té se cubren con tela semitransparente para protegerlos del sol durante como mínimo 2 semanas antes de la cosecha. De este mode se asegura que las hojas desarrollan un mejor sabor y mantienen mejor todos sus nutrientes.

Las hojas de té verde de la mejor calidad se recolectan a mano, se pasan por vapor para evitar que se oxiden –y pierdan su característico color verde– y se dejan envejecer para que su sabor sea más rico en matices. Al cabo de unos meses, se trituran finamente con unas piedras de granito. 

                                                          

El Matcha auténtico proviene siempre de Japón, aunque es cierto que los budistas japoneses antiguamente lo exportaron desde China. El Matcha era el té exclusivo de los emperadores, monjes y samuráis durante centurias. El té verde Matcha tiene su origen en el siglo XVI y era un té que bebido exclusivamente por la élite japonesa en sus ceremonias de té.

Solamente los mejores cultivadores japoneses conocen el secreto de producción de este polvo excelente. Matcha no solo es té, es superalimento por excelencia: es rico en antioxidantes, vitaminas y minerales. Un Matcha autentico sabe suave y dulce y tiene un color verde brillante.

El Matcha es un ingrediente versátil. Se puede beber con agua o con leche como un “Latte” o mezclar en un batido. También se utiliza en repostería y en creaciones con chocolate. 

Menú

Ajustes

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse